3 actividades básicas para iniciarse en la jardinería

3 actividades básicas para iniciarse en la jardinería

¡Nos encanta la jardinería! Aprender a cultivar las plantas, a cuidar de nuestro huerto y a estar en contacto con la naturaleza son actividades muy beneficiosas para todos.

En artículos anteriores ya vimos los principales beneficios de la jardinería en los niños y te mostramos algunas buenas ideas para decorar con plantas tu terraza o jardín.

Y hoy te vamos a enseñar algunas técnicas sencillas para que comencéis a iniciaros en el fantástico arte del cuidado de las plantas.

Gardena Boys & Girls, herramientas para el cuidado del jardín para niños y niñas

 

Cómo germina una semilla

Una de las cosas más emocionantes que hay es ver cómo una semilla se transforma en una hermosa planta, cómo se van formando las raíces y lo que era una cosita pequeña, pasa a convertirse en un nuevo ser.

Una manera muy sencilla de ver este proceso es poner una o dos lentejas en un algodón bien húmedo (pero sin estar demasiado empapado) y dejarlo al sol (cerca de la ventana, por ejemplo). En pocos días veremos cómo germina y comienzan a aparecer las primeras raíces y a crecer el tallo. Más adelante el tallo ascenderá y saldrán las hojas, ¡es fascinante ver paso a paso, día a día, el ciclo de la vida!

Aprenderán a tener paciencia, a disfrutar del proceso en el que la naturaleza sigue su curso vital y a estar pendientes de esa planta que se desarrolla gracias a nuestra intervención y cuidados.

http://www.patioeditorial.com

 

Para esta primera aproximación a la jardinería, lo primero que necesitaremos será una regadera que nos permita mantener húmedo nuestro algodón. Además es un utensilio imprescindible en las labores de jardinería. Recuerda que puedes encontrarla en los diferentes kits de Gardena.

 

Trasplantar una planta o crear una maceta con varias plantas

Una vez que nuestra planta ha crecido, necesita ser trasplantada a una maceta con tierra que le aporte los nutrientes necesarios para seguir creciendo fuerte. Para trasplantar una planta debemos tener lo siguiente:

  • Un sustrato apropiado para el tipo de planta o plantas que vamos a trasplantar
  • Piedras medianas
  • Una pala de mano
  • Aireador
  • Plantador
  • Guantes
  • Regadera
  • Una maceta del tamaño adecuado para nuestra planta o plantas

 

Lo primero que haremos será buscar una maceta amplia en la que nuestra planta pueda crecer bien a gusto. Si vamos a mezclar varias plantas, deberemos tener más en cuenta el tamaño, para que no estén demasiado apelotonadas y cada una tenga su propio espacio.

A continuación, pondremos unas cuantas piedras medianas justo en la base de nuestra maceta. Esto es para que el sobrante de agua drene bien y no se pudran las raíces de nuestra planta.

Después iremos echando la tierra adecuada poco a poco con la pala de mano y, con el aireador, la iremos ahuecando y separando. No la apelmaces demasiado. Llena solo una tercera parte de la maceta si se trata de una planta con las raíces largas, puesto que tendrás que introducir la planta y continuar echando tierra hasta el borde de la maceta, de forma que las raíces queden totalmente cubiertas. Para colocar la planta dentro del macetero, ayúdate de los guantes especiales de jardinería y un plantador; por un lado evitaremos que se estropeen nuestras manos y que las uñas se llenen de tierra, y por otro dañaremos menos la planta.

Por último riégala con la regadera. Recuerda que la tierra debe estar húmeda pero nunca empapada.

Coloca la planta siempre en un sitio donde reciba luz solar. Pregunta antes qué cantidad de luz necesita, para buscar el mejor emplazamiento.

Para esta labor tienes todas las herramientas necesarias aquí ¡y no olvides los guantes!

 

Podar, cortar y arreglar

Una vez que ya tenemos nuestra planta en su macetero, el trabajo no termina ahí, debemos ofrecerle los cuidados periódicos necesarios para su correcto crecimiento.

  • Hay que cortar las hojas secas, ya que ralentizan y entorpecen el desarrollo de la planta
  • Podar los tallos sin flores para que puedan florecer más adelante, cuando llegue la época. Siempre que podemos o realicemos esquejes debemos realizar los cortes de forma transversal.
  • Arreglar y retirar las flores que se marchitan y las hojas cuyas puntas amarillean.

Todo esto hace que nuestra planta crezca cada vez más verde, más bonita y brillante.

Sin duda, si implicamos a los pequeños de la casa en estas tareas les estaremos dando una lección fundamental para la vida: la dedicación, el esfuerzo y el amor por la naturaleza.

Gardena Set Guantes

 

Deja una respuesta

Antispam * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.